BALA PERDIDA

Las cicatrices de mi mente, las balas perdidas… el sol de mis días. Un lugar donde creía que era, pero no lo sabría hasta que me fuera. Me he sentido fuera de lugar. ¿Mi corazón? Un candado en estado de floración. ¿Mi paz? Sentirme vacía entre tanta mediocridad. Y con el paso del tiempo descubrir que esa soledad siempre ha formado parte de mi identidad porque mi mejor versión se haya en ese espacio vivencial, donde puedo ser sin dejar de estar. Mi mente no cree en límites, busca la inercia de la conciencia para traspasar los cruces y dar sentido a las chispas de esos cables que se acercan a alguna de mis más exigentes metas. Podría adoptar cualquier forma, pero he decidido volver a ser yo, a lo que me conforma. Al estado que se me arrebató sin previo aviso, lanzándome más allá del desconocimiento del abismo. Y si soy es porque fui y seré porque ya soy.

Toda la magia reside en ti, toda la lucha a tu favor. La perdición no es nuestro destino, es nuestro punto de partida, lo que empieza a sanar todo aquello a lo que llamamos herida.

¿Y tú, también crees que eres una bala perdida?

Elionor Pons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s