[Ir]reemplazables

Muchas veces he intentado escribir(te) sobre como veo la vida después de varios meses pero he habitado en una especie de bloqueo existencial paulatinamente cronometrado…

¿Alguna vez te has sentido irreemplazable? ¿Y reemplazable? Supongo que sentirse irreemplazable es cuestión de halago, de sentirte especial y útil… pero cuando esta sensación se evade o simplemente no se ha manifestado, sientes recorriendo por tu cuerpo a todas esas contradicciones negativas que te pauta la vida, como si se tratara de una inyección terapéutica para afrontar la realidad que tanto cuestionamos, una ducha fría de verdad.

Como he dicho en otras ocasiones,  vivimos en un caos constante, las personas pasan por nuestras vidas como si nosotros fuésemos un aeropuerto donde prueban de encajar sus historias, poner parches a sus heridas y empezar una nueva identidad que alimente su egocéntrica novela. Pero tal vez, se trata de eso, del hecho que no sabemos como vivir esa vida de cuento de hadas que tanto hablan las películas, que prometen un felices para siempre y un juntos hasta la eternidad… o simplemente esta vida no existe, la felicidad se halla en pequeños instantes donde ser uno mismo te acaba llenando, donde aparecen personas a corto plazo que te hacen sentir especial y exploran tus capacidades hasta que en algún momento u otro te cortan las alas de esa vida que tanto anhelabas, con un tick azul en tus mensajes o un mensaje que nunca llega. Tal vez, estemos equivocados y aspiremos a una vida que nunca tendremos porque como humanos somos complicados y nos ponemos trampas unos a otros para no dejar que las aspiraciones ajenas terminen haciéndose realidad y así ahogar nuestras penas.

Una forma de vivir que nace a partir del odio hacia uno mismo y termina exteriorizándose… y es así, vivimos de apariencias y expectativas enterradas debajo del cojín de nuestra cama, dado a la sobreexposición mediática de una vida de luz en un mundo maldito por la oscuridad…Y, tal vez, seamos eso, personas oscuras porque no nos han dejado brillar o han apagado nuestra luz para que no eclipsásemos a otros, para no ser mejores o para no tener la oportunidad de vivir esa historia de cuento de hadas.

Tal vez, el individualismo ahogue nuestra existencia pero en un mundo de reemplazables nos hace sentir irremplazables.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s