Deja, para vivir.

Muchas veces confundimos la realidad con los pensamientos idealizados, besayunamos la existencia, como si de amor se tratara… Amor es una palabra simple pero a la vez complicada. ¿Amamos lo que somos o lo que otros quieren que seamos? ¿Amamos el sentimiento de querer o el de ser amados? Manipulamos los sentimientos como si de juguetes se trataran. ¿Estamos seguros de lo que la vida nos depara? Llegamos a conclusiones con facilidad, no nos da miedo hablar con sinceridad, o bueno, eso creemos, no sé si es verdad…

Afirmamos lo desconocido con seguridad, lo mismo pasa con las personas que fluyen por nuestras transitadas vidas. Nos agarramos a lo desconocido para que sea parte de nosotros mismos… Y al final, descubrimos que no es la igualdad que nos une sino las diferencias.

Queremos a base de odio, odiamos sabiendo que siempre quedará una espina de amor en nuestros vendados corazones… Es irónico, ¿verdad? Querer hasta odiar, odiar hasta querer… Pero en este mundo en que vivimos, que aún tratamos de comprender, siempre habrá dudas a la hora de responder.

Nada es fácil. Nada es difícil. Hemos proyectado una falsa seguridad a la que llamamos “felicidad”, como aquella luz que nos espera al final del túnel, nuestra media naranja o las puertas del cielo al final de la vida. No sabemos que queremos, anhelamos lo imposible, lo intangible, lo utópico… ¿y para qué? Para rellenar aquellos huecos que encarcelan nuestras vidas.

Adoptamos roles que no nos pertenecen, creemos que no siendo nosotros mismos podremos brillar… pero esa luz se desvanece hasta apagarse cuando se descubre la verdad.

La verdad en sí es un concepto contradictorio pero una cosa sí sé: a la felicidad no te la va a dar media naranja, ni la presencia de una luz en un túnel oscuro, ni unas puertas abiertas al final de un camino lleno de obstáculos… A la felicidad no te la va a dar nadie en sí, ni nada. La satisfacción se basa en saber quién eres, saber el por qué estás donde estás y que necesitas para mejorar tu bien estar. El amor más grande que te van a dar es el que tú mismo tienes que regalarte. Deja de buscar entre medias naranjas y sana la tuya, deja de vivir en la oscuridad y enciende la luz, deja de seguir el camino que te marcan y busca un atajo… Deja, para abandonar tu pasado y construir tu propio presente. Deja, para vivir.

Elionor Pons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s