La importancia de la filosofía (en las aulas).

“Vivir sin filosofear es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás” – René Descartes.

filosofia_y_la_academia____by_gertdelpozo

La filosofía es una ciencia que busca dar una explicación radical y aun última de la naturaleza, del hombre y su actuación y de todo tipo de conocimiento posible, y que a la vez se presenta generalmente como sistema jerarquizado de juicios de valor sobre la existencia y el real de cara a orientar la actuación personal y colectiva.

Personalmente, creo que se trata de una doctrina esencial y primaria que no se debe subestimar, infravalorar ni dejar de enseñar, ya que tenemos en juego a nuestro conocimiento, razón y expresión. El problema es que nos vemos demasiado condicionados por las opiniones de los demás en cuanto a ella porque las personas que están en desacuerdo parecen como si pensaran que el hecho de amar a la razón y a la sabiduría, el filosofear, dudar de la existencia, cuestionarnos todo… parezcan acciones inútiles e innecesarias, cuando en realidad se trata de todo lo contrario, ya que sin pensamiento no hubiera habido evolución sino que estaríamos más cerca de la extinción.

También, hay que añadir la influencia penetrante de la política y la religión, que desde tiempos inmemoriales han manipulado el dogma (principio fundamental, verdad universal e indiscutible o afirmada como tal). Esto se ha visto reflejado en el ámbito educativo, por lo que si la filosofía no alaba a Dios y sobresale de las limitaciones de la Iglesia y el conservadurismo, está visto con “malos ojos”, siendo plenamente criticado. Puede ser que sea por este hecho que se le quiera modificar negativamente la presencia en las aulas.

Desde mi punto de vista, esta modificación nos podría perjudicar gravemente porque desenlazarnos de la sabiduría es ignorar a la razón y sin ésta dejamos de ser seres racionales, de ser humanos… y, en consecuencia, de no diferenciarnos de los animales.

Filosóficamente hablando, lo podríamos relacionar con el filósofo Descartes, el cual plantea en su teoría ética a  la moral provisional donde expone una serie de máximas, como son: la actitud de cautela y prudencia (obedeciendo las leyes y costumbres de su país, siendo fiel a su religión y siguiendo las opiniones más moderadas o comúnmente thANAVWC8Naceptadas); seguir lo más probable como si se tratara de alguna cosa muy verdadera y cierta (evitando estar indeciso); y inspirándose en la moral estoica («Procurar vencerme a mí mismo antes de la fortuna y alterar mis deseos antes que el orden del mundo; y acostumbrarme a creer que sólo nuestros pensamientos resten absolutamente en nuestro poder … »). Aunque, finalmente, entre todas las ocupaciones posibles, elige la que es, para él, la mejor: «Aplicar mi vida entera al cultivo de mi razón y avanzar todo lo posible en el conocimiento de la verdad según el método que me había prescrito».

 

Elionor Pons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s